Los días contados

bariloche - goye

(Bariloche – Fuente: ANB/Por Santiago Rey) El Concejo suspenderá al Intendente Omar Goye y abrirá la revocatoria de mandato. “Omar, los votos ya están”, dijeron los concejales del Partido Justicialista al Intendente. Salvo que la política local de un nuevo e inesperado giro, una mayoría -que podría ser unanimidad- votará en una semana la apertura del proceso que derivará en un referéndum y podría dejar a Goye fuera del municipio. Habría elecciones en el segundo semestre de este año. Martini busca apoyo político en Buenos Aires y piensa en su gabinete. ¿Quiénes son los potenciales candidatos del Frente para la Victoria? Para Weretilneck será “una elección crucial”.

Sin respaldo político provincial ni nacional, con medio gabinete sin cubrir, y sufriendo las consecuencias de una abrupta caída en su imagen pública en apenas un año de gestión, el Intendente Omar Goye podría ser suspendido la próxima semana, en coincidencia con el inicio de la revocatoria de mandato.

La mayoría de los concejales votarán por el inicio de ese proceso, e incluso la decisión podría adoptarse por unanimidad. Así, comenzará a correr el plazo para la presentación de la “defensa” correspondiente del jefe comunal, y el llamado a referéndum que definirá el futuro político de la gestión Goye.

La semana pasada, los tres ediles del Partido Justicialista se reunieron con el Intendente y le blanquearon que “ya están” los votos para su suspensión y la revocatoria de mandato. Lo hicieron, luego de un retiro de más de 15 días, que poco contribuyó a clarificar la posición del bloque. Demasiado silencio para la gravedad institucional que vive la ciudad.

En las próximas horas, la bancada del Frente Grande presentará el proyecto de revocatoria, y se abrirá una instancia de análisis que, posiblemente, lleve hasta la próxima semana su tratamiento en sesión. “Todos los bloques vamos a contribuir para dar contenido al proyecto final”, confió una fuente del oficialismo legislativo. Así, argumentando a favor de que sea la ciudadanía -vía referéndum- la que resuelva si Goye seguirá o no en su cargo, la iniciativa será avalada por una mayoría especial, o incluso por unanimidad.

Se abrirá entonces -tras la suspensión del Intendente y mientras dure el proceso de revocatoria- un interinato a cargo de la Presidenta del Concejo, María Eugenia Martini, quien dedicó los últimos días a sopesar apoyos políticos locales, provinciales y nacionales. Dirigentes de La Cámpora rionegrina le abrieron a la concejal algunas puertas en Buenos Aires, adonde viajó la semana pasada. Además, la edil dialoga con operadores políticos del Gobernador Alberto Weretilneck, y el pichettismo.

Es que Martini no piensa sólo en el interinato. También pretende sustentar su candidatura a Intendente, en caso que, en el segundo semestre, se realicen los comicios para determinar quién finalizará el mandato de Goye. El edil Alejo Ramos Mejía podría ser su Jefe de Gabinete, según allegados al bloque del PJ en el Concejo.

En todo caso, el Frente para la Victoria no tendrá un camino sencillo en la definición de la candidatura. En un asado nocturno realizado hace ya tres semanas, importantes dirigentes del Justicialismo barilochense y provincial, analizaron los nombres de los posibles postulantes: Martini, Julio Arrieta, César Miguel, y Carlos Váleri, fueron los mencionados.

Arrieta perdió la interna con Goye y viene de caer derrotado en una minúscula elección en el Colegio de Arquitectos. El legislador Miguel ya anticipó que no desea presentarse. Y Váleri es un hombre del Frente Grande.

Con este escenario, la mayoría de la dirigencia del Frente para la Victoria rionegrino podría acatar una directiva de Nación: “Encuesta para determinar al mejor posicionado, unidad tras ese candidato, y victoria del oficialismo”, fue el mensaje transmitido desde la Casa Rosada.

La injerencia del kirchnerismo nacional tiene una explicación. La propia Cristina Fernández transmitió a Weretilneck y Pichetto que los saqueos del 20 de diciembre se reprodujeron en otras ciudades del país por “contagio” de lo sucedido en Bariloche. Y entonces “alguien” en Bariloche debía responsabilizarse por lo sucedido. Y fue Goye. Ubicado -al margen de sus discursos- en las antípodas ideológicas y de gestión del kircherismo, y responsable de la instalación mediática del tema de los saqueos, así como de la presión pública a los supermercadistas.

Una elección en Bariloche toma una dimensión trascendental para el proceso de consolidación de poder del “albertismo” en la Provincia. En medio de la disputa interna con el pichettismo, con los comicios legislativos nacionales y la elección municipal en Viedma -ante el fallecimiento del Intendente Jorge Ferreira- por delante, Bariloche vuelve a instalarse en el centro de la escena política provincial.

Fuentes cercanas a Weretilneck explicaron a ANB que el gobernador buscará que el candidato sea “alguien que le responda de manera directa”, y, fundamentalmente, “un dirigente confiable”. La “elección crucial” de Bariloche puede marcar un antes y un después para el mandatario, en el camino de su liderazgo. En el entorno del gobernador saben que una derrota en la ciudad mellaría su proyecto. Por eso, se esperan para los próximos meses una permanente presencia de los gobiernos Nacional y Provincial; y el país enfocará, una vez más, su mirada en Bariloche.

CategoríasSin categoría

Deja un comentario