“Contradicciones”

(Viedma – Fuente: Prensa UPCN RN) Seguimos denunciando que el de Weretilneck es un gobierno irresponsable, que asume decisiones payasescas para la vidriera mediática, ‘tomándoles el pelo’ a los ciudadanos en general y a los trabajadores públicos en particular.

La ‘buena nueva’ confirmada es que el gobierno le promete a un gremio (minoritario y socio) que ‘el mismo gobierno le va a pagar lo que le debe al gobierno’. ¿Es un juego de palabras? No, es una decisión gubernamental que llevaría a la risa si no fuera por todo el caos que crearon con el IPROSS, con el impago a los profesionales de la Salud y como dejaron a miles de personas sin cobertura para su atención médica, de estudios, intervenciones quirúrgicas, etc.

Estos nuevos anuncios, además de la ridiculez evidente, también son un ninguneo descarado a la representación de los gremios en la Junta de Administración del IPROSS y al Consejo Asesor integrado por los gremios aportantes a la Obra Social; a los trabajadores del propio Estado, en el FOS (que dependen del Ministerio de Salud) que día a día trabajan por el Estado y, a través del Fondo de Obras Sociales, se esfuerzan y comprometen para cumplir con la facturación y de esta manera asegurar la recaudación de los hospitales que, gracias a este sistema, subsisten y pueden prestar servicios a los ciudadanos de Río Negro. Haciendo caso omiso a su propia administración, el gobierno designa un socio para ningunear a quienes están trabajando y necesitan de la decisión política de hacer los pagos y entrega su accionista sindical una intermediación digna de un circo.

Ante esta nueva tramoya mediática desde la UPCN apoyamos y defendemos el trabajo de los compañeros de los 37 hospitales rionegrinos y aseveramos lo que es a todas vistas sabido por la opinión pública: que el pago del IPROSS siempre fue una decisión política, que da una idea de cuáles son las prioridades de un gobierno hacia su población y desnuda el circo al que someten esos pagos para que la Obra Social funcione.

Por otro lado, es digno de remarcar que, sin anuncios extraordinarios, la Unidad de Gestión del Fos realiza cotidianamente todos los reclamos y trámites para que el gobierno cancele la deuda que es superior a 161 millones y no de 120 como están anunciando. Los números que se anuncian oficialmente siempre son inexactos y desprolijos, otro ejemplo es el que sale en torno al nuevo pase a planta: ellos hablan de 2500 o de 2800 personas, pero actualmente, el personal contratado, y según lo consigna el propio presupuesto, es de 3526 trabajadores. Además, no hace falta estar afiliado a un gremio para ingresar a Planta. La sindicalización la elige o no el trabajador desde su propia libertad.

Los ciudadanos y los trabajadores no somos tontos, ni reímos ante las payasadas oficiales en torno a una cuestión tan seria como la atención sanitaria y sus garantías. El Estado debería priorizar los temas que hacen al bienestar de la población, no plegarse a circos gubernosindicales (valga el neologismo) y trabajar para la gente, que es la que sostiene a la Administración Pública con sus impuestos.

CategoríasSin categoría